1. Understand the market 2. Find your property 3. Get experts on your side

El nuevo ave Fénix: La constucción de viviendas renace con fuerza en España

16 Oct
2017

Automatic translation from Google translate:

 

El nuevo ave Fénix: La constucción de viviendas renace con fuerza en España

Hemo vivido durante años un auténtico hundimiento del sector, en el que grandes empresas se han derrumbado estrepitosamente, como Parquesol, Martinsa-Fadesa o Reyal Urbis, que han sido objeto de los concursos con más pasivo del país, junto a infinidad de otras empresas. Sin ir más lejos, Reyal Urbis hace tan solo unos días entró en liquidación.

Un gran problema que suscitan estos casos, es qué mantenimiento han podido tener las construcciones, la mayoría de ellas a medio acabar, y por tanto invendibles, con lo que no han podido generar los ingresos que podrían posibilitar su terminación o correcta preservación. Es muy probable que se haya de proceder a la demolición de una gran parte de esas construcciones inacabadas, si su restauración no es económicamente rentable. Además, mucha de esa obra no está situada en lugares adecuados.

Promodores más cautelosos

Pero entretanto, esta situación ha creado una gran demanda de viviendas, y ahora surgen empresarios dispuestos a satisfacerla; empresarios que han aprendido de los errores anteriores, como depender excesivamente de la financiación (si bien es cierto, también, que no podemos comparar el coste del dinero hoy en día, con el que se trabajaba en la anterior década), o no estudiar, a fondo y a largo plazo, la intensidad, localización y tipo de demanda, para adaptar a ésta las construcciones a emprender. Se ha acabado el construir cualquier cosa en cualquier sitio, y ver luego a quién se vende.

Nuevos negocios

También hay que tener en cuenta que, frente a empresas que han sobrevivido o se han rehecho, aparecen en el mercado nuevas firmas promotoras, que son auténticos ‘portaaviones’ del sector, como Neinor, Aelca, Aedas, Vía Célere o Kronos, dispuestos a aplicarse en la construcción de residencias; y detrás de ellos, tenemos a grandes fondos de inversión extranjeros, que aportan su propia financiación. Se han acabado, por tanto, también, las promociones con financiación casi totalmente externa, y que pendían de un hilo en cuanto se tardaba un par de meses en vender los pisos.

Parece que lo que viene ahora es una demanda dispuesta a quedarse aquello que esté bien hecho y a precio razonable, incluso sobre plano.
Para ello las promotoras tienen el desafío, de no sólo hacer bien las cosas, sino de reducir costes, industrializar la actividad y -esperemos- entender esta actividad con cierta mesura de empresario serio, ponderando el tradicional concepto de ‘negocio de enriquecimiento rápido’, y evitando los desmanes y las corruptelas del pasado. A ello tiene que colaborar una legislación adecuada.

 

Ha de facilitarse el acceso a la vivienda a los jóvenes que, aunque muchos de ellos con ingresos moderados, se van incorporando al mercado.
Es un reto de gran trayectoria, y para ello los nuevos inversores, fuertemente respaldados, están invirtiendo miles de millones de euros en suelo situado en zonas estratégicas bien estudiadas que, aún en estos momentos, se está manteniendo a precios bajos. Ayudará también a ello, los costes laborales, también aún bajos, después del gran castigo sufrido por el sector. Ese castigo permite también que experimentados gestores, conocedores de los anteriores errores, se reincorporen al sector.

Un mercado dinámico

El proyecto del que se habla es grande: los promotores hablan de un total de más de 40.000 viviendas en los próximos tres años, cifra que parece baja, si las patronales calculan que hay un déficit en España de 150.000 viviendas. Y no olvidemos que la construcción es de los sectores que más empleo crea que no precisa de gran cualificación. Ese empleo, a su vez, genera poder adquisitivo para la adquisición de vivienda, aumentando la demanda.

Nuevos financiamientos?

Falta, por esto, que los bancos respondan adecuadamente, para acompañar a los compradores en este reto, pues andan un poco revueltos en la actualidad, a causa, en gran parte, de actuaciones poco nobles para con sus clientes. Según el Banco de España, el rescate encubierto ha costado al erario público más de 60.000 Millones de Euros, rescate en gran parte provocado por el impago de hipotecas impagables de las que respondían pisos sobrevalorados. Es hora de que la banca haga también acto de constricción, y hagamos entre todos, promotores y financieros especialmente, un mundo más habitable, -valga la redundancia, tratándose de viviendas- que, por su importancia, sería deseable que no volviera a ser la vivienda instrumento de unos y otros para la especulación.

La compraventa de viviendas ya subió un 16,8% el pasado mes de julio en relación al mismo mes de 2016, según ha informado el Instituto Nacional de Estadística (INE). Estamos, por lo tanto, asistiendo al resurgir -cual ave fénix- del sector que más movimiento aporta: actividad, financiación, empleo, y la implicación y satisfacción ciudadana que implica disponer de un hogar. Estaremos atentos a estos movimientos, que pueden significar importantes oportunidades de inversión.

Este artículo ha sido escrito por una de nuestras socias independientes en España, Juan, que es una de nuestras socias legal en Catalunya. Revise su perfil en nuestra sección de equipo.

¿Quiere ponerse en contacto con ella? Pídanos una presentación y aproveche el poder de nuestra red.

 

 

print
Translate